sábado, 21 de mayo de 2011

A ÁNGEL Y A VIDAL

Es muy triste informaros de las personas que se nos van para siempre. Nuestra gente, nuestros familiares, amigos, vecinos.
Hoy quiero unirme al dolor  que sufren la familia de Ángel Prieto (de los Prietos como él me decía), su mujer Mari Carmen y sus hijos y hijas Ángel, José Luís, Jacobo, María y Sara.

Y también a la familia de otro vecino suyo, del Barreiro, Vidal, su mujer Mari y su hijo Iñaki.

Un cariñoso abrazo.

8 comentarios:

  1. La muerte es de lamentar en ambos casos. Pero Vidal hace tiempo que nos dejó sin compañero de rutas y como le digo a Paco cuando me lo notificó "es mejor estar muerto que estarte muriendo". Mari dos besos muy fuertes.

    ResponderEliminar
  2. Hola a todos, soy Isa.
    Sentimos enormemente la muerte de Vidal y Angel, ayer ya hablamos con Mari y desde aquí queremos hacer legar a la familia de Angel todo el cariño por la pérdida de su esposo y padre.
    A Angel lo conociamos menos, pero lo apreciábamos y a Vidal... ese amigo del alma que tanto añoramos, tan buena persona, tantos recuerdos vividos con él y con Mari. Estamos profundamente afectados.
    Un abrazo para ambas familias

    ResponderEliminar
  3. Quiero expresar el cariño que le teniamos a Vidal en mi casa, con sus partidas de mus inolvidables en la terraza de la caseta, Mary cuidate guapa. Y para la familia de Angel con Cariño mio y de mis hijos.Un abrazo para todos. Mary Carmen la de Pepin

    ResponderEliminar
  4. tengo la suerte de haber conocido a Vidal, pero además yo le recuerdo antes de su enfermedad. Nunca llegué a verle enfermo, por eso mi recuerdo es de un caminante vitalista, sano y sobre todo buena persona.
    Un beso para Mari.
    Angel

    ResponderEliminar
  5. Siento mucho la pérdida de Ángel, donde más lo veía era en el prao del Toro con su mujer Maricarmen y su nieta Tareixa. Mucho ánimo y un fuerte abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  6. Soy el padre de la niña Tareixa que se cita en el anterior comentario, y el segundo de los hijos de Ángel. Y os agradezco, a Jesús y los comentaristas, el recuerdo y el cariño que tenéis hacia mi padre. Lo peor de la horfandad es la sensación de desamparo e inseguridad que se me queda aún con mis 38 años de edad. Siento como si me hubieran quitado la red, y me da más miedo saltar.

    Lamento sinceramente la muerte de nuestro vecino Vidal, a quien siempre recordaré por haber coronado con él Peña Trevinca en una de sus excursiones a la cumbre.

    Cuánta pena.

    ResponderEliminar
  7. La muerte es de lamentar en ambos casos. Pero Vidal hace tiempo que nos dejó sin compañero de rutas y como le digo a Paco cuando me lo notificó "es mejor estar muerto que estarte muriendo". Mari dos besos muy fuertes.

    ResponderEliminar
  8. La muerte es de lamentar en ambos casos. Pero Vidal hace tiempo que nos dejó sin compañero de rutas y como le digo a Paco cuando me lo notificó "es mejor estar muerto que estarte muriendo". Mari dos besos muy fuertes.

    ResponderEliminar