domingo, 14 de septiembre de 2008

AL RIO TREFACIO

AL RIO


 


Eres viejo, nadie recuerda contar las aventuras de tu surgir, estabas aquí antes que nuestros antepasados pudieran relatarte; no sabemos desde cuando arrastras vida a nuestros campos, frescor a nuestros veranos, música acompasada de pequeñas cascadas, de romperte contra las piedras.


 


Nadie podría imaginar nuestro paisaje sin tu presencia. Si algún día, por nuestra culpa, dejaras de resbalar por tu cauce y éste quedara al descubierto, al ver tu ausencia, comprenderíamos la muerte.


 


Aprendimos a mojarnos en tus frías aguas, incluso nos zambullimos en tu interior; vimos a nuestras madres lavar la ropa en tu orilla; a nuestros padres cuidarte y extenderte por los campos para llevar tu vida a sus frutos, y a sus praos. Calmaste nuestra sed, nos alimentabas y entretenías con tus permanentes habitantes, las truchas, tan distintas a las demás. Fuiste testigo fiel de encuentros románticos, de tertulias locales, de disputas vecinales.


 


Te hemos vivido como vena de nuestro recuerdo infantil. Miles de anécdotas  han transcurrido en tu entorno. 


 


Has conocido a nuestras generaciones predecesoras, tantas generaciones…


Te tenemos como si fueras más nuestro que de nadie y sin embargo, mañana, cuando ya tampoco estemos aquí, tu seguirás tu camino, el de siempre, sumando gotas de pequeños regatos para luego deshacerte en el otro río y así perderte, confundirte en el Océano.


 


Y vendrán otros, de los nuestros, y te conocerán y te disfrutarán y te querrán, como nosotros. Y pensarán, tal vez, que no podría existir un río sin su pueblo alrededor; o un pueblo sin estar dividido físicamente por su río. Los de este lado de “La” Puente o los del otro lado. No importa de qué lado,  porque tú estás para todos. A ellos, Río, quiero que cuides; que no dejes de pasar. Que no cambies la fotografía de tu pasado. Les enseñaremos a respetarte. Posiblemente ya no te utilicen para los mismos fines que “los nuestros” o nosotros mismos te hemos utilizado. Pero debes seguir creciendo en abundantes riadas de primavera o en cada vez más extinguida presencia de Agosto.


 


Me duele, querido río, ver cada verano, caer sobre tu pureza un chorro casi permanente de aguas sucias, turbias, procedentes de un pozo depurador ¿? que nunca se limpia, y cómo cambias a partir de ahí, de ese fatal encuentro.


 


Y me alegra, río, sentirte cerca, presenciando cada mes de Agosto, invitado ineludible, la representación teatral de la gente sencilla, ese día importante, de nuestro pueblo; la concurrencia masiva de sus vecinos y de los forasteros, bajo la batuta incansable de un tal Antonio, que habrá dejado grabada su voz en tu interior, después de 28 años consecutivos, para todas las generaciones venideras. Yo se lo contaré a mis nietos: que nadie había hecho tanto esfuerzo por la cultura de nuestras gentes en la historia que conocemos. Que nunca un proyecto sin fecha de caducidad había durado tanto. Que las “viejas glorias” de la interpretación dan paso, cada año, a nuevas promesas de la representación, con naturalidad, sin sobresaltos, como tus gotas de agua, una tras otra, unidas, por tu cauce, que es él, Antonio. Ha sabido ilusionar, todos son felices con su propio sacrificio, y ha conseguido congregar a multitudes. No abundan los “Antonios”, querido río, que a cambio de la felicidad de todos, se encierren sus horas libres, nos las regalen, y tan sólo se lleven nuestros aplausos. No es fácil encontrar gentes sencillas que, por esos mismos aplausos, nos dediquen sus horas de ensayos y de interpretación. Pero, en la historia de nuestro pueblo, ellos han escrito un capítulo maravilloso, nadie se lo podrá quitar.


 


Y me alegra, querido río, que “esa puente”, que soportas, sea como un símbolo de unidad y convivencia que todos miramos con orgullo como si fuera nuestra, de todos. Que a veces hace de punto de encuentro, otras de coincidencia, pero siempre de atalaya privilegiada desde donde contemplarte, y sentirte, y… recordarte.


 


Se acaba el verano, querido río. Las gentes emigran a sus trabajos, como hace tantos años. Te dejan un poco más débil; apenas llevas agua, ellos te llevan en sus retinas. Han echado raíces en otros lugares, sus hijos tal vez tengan el corazón en otro lugar; ellos, partido. La mitad con sus hijos, la otra contigo.


 


Pronto empezarán las lluvias y te llenarán, y limpiarán los residuos del verano, y tú, querido río, recuperarás tu voz arrulladora y te oiremos en el silencio de las invernales noches, y crecerás con la primavera, hasta que vuelvan los calores del verano; y volverán los que se fueron, y… habrá pasado otro año, y otro, y otro… y envejeceremos contigo, admirándote, queriéndote. Gracias, querido río, por estar siempre ahí.


 


 


 



 


 




 


 


 




7 comentarios:

  1. Jesús, tu edad o tu estado emocional te hacen hablar así.

    Pero no es cierto, el Río es joven, vigoroso y fuerte por momentos. Perezoso en otros.

    No se concibe Trefacio sin río, sin agua.

    Cuando viajas a Madrid y cruzas Castilla, lo primero que nos viene a la imaginación de como puede haber un pueblo sin río.

    El agua es fría. Cierto. En una ocasión yo estuve debajo dela Puente con el trasmallo recogido hasta que el guardaríos le pareció que ya era hora de retirarse. Solo una hora, pero muy larga.

    Pero no fué la única vez. Estábamos en casa de Chamarín, haciendo tiempo a ver si el personal se iba a la cama, para ir a redar debajo de la Puente. Chamarín se lo olió y nos gasto la broma de bajar a echar una parrafada con alguien que no me acuerdo quién era.

    Nosotros no sabíamos quién era y también pasamos un rato en remojo.

    Seguro que no sabes quién soy, pero te voy a contar una cosa con todo el cariño. Solo a mi, me hacía café Esperanza. Que bién me sabía, y como inchaba pecho sabiendo que solo me lo hacía a mi.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sobre el río yo también quiero escribir.
    Sabugueiro se ve que es de los que antes se conocían bien el río y estoy de acuerdo con su definición sobre el, nuestro río es joven porque acaba de salir de las peñas de San Ciprián, esa juventud le hace saltar por las piedras, tener remansos llenos de sosiego, rápidos enfilados, pues no hay otro sitio por donde pasar, animales viviendo, animales bebiendo, animales mirando y algunos muriendo, a todo esto le añades la vegetación del entorno y esto se llama vida.
    Yo si tuviera que salvar algo de Trefacio salvaría el río y sus caños (no os olvidéis de los caños). Los que tenemos la edad suficiente para tener recuerdos siempre nos acordamos de ese río ramificado por unos caños que llevan la humedad hasta tierras altas y luego humedece las bajas, creando una vegetación que nos ofrece las vistas por las que todos suspiramos da igual otoño que primavera.
    Una vez alguien me contó una conversación con el alcalde. Hubo una gran riada y saltaron varias presas, había que repararlas, ICONA creo, puso un presupuesto para la reparación fundado en la supervivencia de la trucha (el pez también devuelve al río). El político dijo ¿para que, si nadie riega los prados? Y el otro le contestó que sin esos caños el pueblo sería un eral y el turismo vendría a recoger el trigo. Quedó el hombre pensativo y debió llegar a la conclusión de que el río sería bueno hasta para los valores inmobiliarios.
    Nuestros antepasados vivieron gracias a el, los tiempos actuales no le son favorables, y a nosotros que vivimos por su hacer, nos corresponde protegerle.
    He visto esos grandes ríos de centroeuropa y no transmiten la belleza, y vida, del nuestro solo su grandiosidad, junto con su contaminación antes de llegar al mar.
    Ojala algún día nuestros hijos, o los que vengan, digan de nosotros que fuimos justos con el y le defendimos en tiempos malos, aunque fuera malo para nosotros yo seguiría votando por protegerle.
    Saludos compañeros RIOpatas

    ResponderEliminar
  3. Este fin de semana he estado en Trefacio, tranquilidad total en todos los aspectos.

    En Casa Luis, el Jefe, botellin en mano, esparramando su sabiduría y conocimiento por doquier. El séquito de siempre asistía embelesado a tanto derroche de saber y conocimiento, alguno incluso bizqueaba y babeaba. Todos asentían confirmando argumentos tan acertados. El tema era de interés general: EL TIEMPO.

    Que si, que iba a llover, decían unos.. Que no, que las nubes venían de San Justo, decían otros....... Que lo peligroso era cuando venían de Galende, decían otros mas enterados. Y era buena hora, como a las 10,45 de la mañana, una hora ideal para enjarretarse unos botellines y unos otero cosecha chilena. ¿Será por sed?.

    Tengo que decir, en honor a la verdad, que nunca he visto un balanceo de botellín de Mahou con semejante soltura y garbo. No se cae ni una sola gota. Me río yo del "paquito el chocolatero" de Sanmiguel.

    ¿Es cierto que han puesto una torre de telefonía móvil en Baltucino, en una tierra del Sr. Teniente de Jefe? Por la módica cifra de 4.000 euros anuales de alquiler.

    ¿Es cierto que querían ponerla en el Palumbar, pero como la finca no era de los acólitos, no se podía porque era muy peligrosa, que provocaba "cánceres" (palabras del Sr. Jefe)?.

    ¿No estará cerca del manantial y el depósito de agua?. Y luego el agua tendrá gusto a nokia. A a motorola que es mas dry.

    ¡¡hay que se joder!! Que dice uno que yo conozco.

    ResponderEliminar
  4. Hola amigos, el Rio, con mayusculas, esta siendo agredido, no de ahora sino desde hace muchos años, el problema de hoy es que la agresión es mas fuerte que nunca, por que antes se hacian cosas para que el rio se sintiese mejor, es decir, las presas se cuidaban y se reparaban todos los años, los caños ("benditos caños") se labraban igualmente todos los años, alguno os acordareis de los concejos para el caño de la ribeira, el caño de retuerta, el del pedragal, el de los prietos, etc,etc.
    Hoy si acaso para el de retuerta y el de manzaneda, los demas nada de nada.
    Eso hace que el caño, que es metodo de conducción hacia la pradera del pueblo, al no funcionar genera dos problemas, por un lado que hay zonas que estan cambiando del verde al amarillo y por otro que el agua que los praos reciben y la devuelven al rio cargada de elementos necesarios para el ecositema del rio desaparecen, ademas de temas de limpieza y otros asuntos.
    SALVEMOS AL RIO.
    Deberias ver con tranquilidad de quien son las competencias de:
    - Presas.
    - Caños.
    Y si es del ayuntamiento, hay que insistir y si es de otros organismos, hay que ver quien tiene que encargarse de esta situación.

    No se entiende Trefacio sin un Rio sano, los vertidos hay que pararlos. Denunciarlos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola amigos, el Rio, con mayusculas, esta siendo agredido, no de ahora sino desde hace muchos años, el problema de hoy es que la agresión es mas fuerte que nunca, por que antes se hacian cosas para que el rio se sintiese mejor, es decir, las presas se cuidaban y se reparaban todos los años, los caños ("benditos caños") se labraban igualmente todos los años, alguno os acordareis de los concejos para el caño de la ribeira, el caño de retuerta, el del pedragal, el de los prietos, etc,etc.
    Hoy si acaso para el de retuerta y el de manzaneda, los demas nada de nada.
    Eso hace que el caño, que es metodo de conducción hacia la pradera del pueblo, al no funcionar genera dos problemas, por un lado que hay zonas que estan cambiando del verde al amarillo y por otro que el agua que los praos reciben y la devuelven al rio cargada de elementos necesarios para el ecositema del rio desaparecen, ademas de temas de limpieza y otros asuntos.
    SALVEMOS AL RIO.
    Deberias ver con tranquilidad de quien son las competencias de:
    - Presas.
    - Caños.
    Y si es del ayuntamiento, hay que insistir y si es de otros organismos, hay que ver quien tiene que encargarse de esta situación.

    No se entiende Trefacio sin un Rio sano, los vertidos hay que pararlos. Denunciarlos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola amigos, el Rio, con mayusculas, esta siendo agredido, no de ahora sino desde hace muchos años, el problema de hoy es que la agresión es mas fuerte que nunca, por que antes se hacian cosas para que el rio se sintiese mejor, es decir, las presas se cuidaban y se reparaban todos los años, los caños ("benditos caños") se labraban igualmente todos los años, alguno os acordareis de los concejos para el caño de la ribeira, el caño de retuerta, el del pedragal, el de los prietos, etc,etc.
    Hoy si acaso para el de retuerta y el de manzaneda, los demas nada de nada.
    Eso hace que el caño, que es metodo de conducción hacia la pradera del pueblo, al no funcionar genera dos problemas, por un lado que hay zonas que estan cambiando del verde al amarillo y por otro que el agua que los praos reciben y la devuelven al rio cargada de elementos necesarios para el ecositema del rio desaparecen, ademas de temas de limpieza y otros asuntos.
    SALVEMOS AL RIO.
    Deberias ver con tranquilidad de quien son las competencias de:
    - Presas.
    - Caños.
    Y si es del ayuntamiento, hay que insistir y si es de otros organismos, hay que ver quien tiene que encargarse de esta situación.

    No se entiende Trefacio sin un Rio sano, los vertidos hay que pararlos. Denunciarlos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hola amigos, el Rio, con mayusculas, esta siendo agredido, no de ahora sino desde hace muchos años, el problema de hoy es que la agresión es mas fuerte que nunca, por que antes se hacian cosas para que el rio se sintiese mejor, es decir, las presas se cuidaban y se reparaban todos los años, los caños ("benditos caños") se labraban igualmente todos los años, alguno os acordareis de los concejos para el caño de la ribeira, el caño de retuerta, el del pedragal, el de los prietos, etc,etc.
    Hoy si acaso para el de retuerta y el de manzaneda, los demas nada de nada.
    Eso hace que el caño, que es metodo de conducción hacia la pradera del pueblo, al no funcionar genera dos problemas, por un lado que hay zonas que estan cambiando del verde al amarillo y por otro que el agua que los praos reciben y la devuelven al rio cargada de elementos necesarios para el ecositema del rio desaparecen, ademas de temas de limpieza y otros asuntos.
    SALVEMOS AL RIO.
    Deberias ver con tranquilidad de quien son las competencias de:
    - Presas.
    - Caños.
    Y si es del ayuntamiento, hay que insistir y si es de otros organismos, hay que ver quien tiene que encargarse de esta situación.

    No se entiende Trefacio sin un Rio sano, los vertidos hay que pararlos. Denunciarlos.
    Un saludo

    ResponderEliminar