jueves, 31 de julio de 2008

A MI HIJO ALEX Y A MI NIETO ANGEL

UN MES MUY ESPECIAL


El mes de Julio de 2008 es uno de esos que se quedarán grabados en la retina y en la memoria de nuestra familia.


Hemos esperado con naturalidad pero con algo de nerviosismo contenido la llegada de un Ángel. Ha nacido nuestro Ángel.


Celebrábamos el día 6 de este mes el 28 cumpleaños de nuestro hijo Álex, en familia. Los cumplía el día 9. Mi padre, Ángel, los cumpliría el día 8. Mabel salía de cuentas ese mismo día. Ellos decidieron poner a su hijo el nombre de mi padre. Me ha costado disimular la emoción que he experimentado con esa decisión. Ha sido maravilloso. ¡Siempre se lo agradeceré! Sé la alegría que les daría a ellos, si estuvieran aquí…


Cuando estaba en la celebración del cumpleaños de Álex no podía evitar la reflexión de lo que estaba ocurriendo:… ¡qué de prisa estaba pasando!  Es todo un hombre maduro. Dentro de nada será padre… si ayer era un niño…; pero no, el tiempo se come las páginas de nuestras vidas, y el relevo generacional es imparable. Me parecía verlo correr, jugar, y trastear como cualquier niño, y… se nos ha hecho adulto.


Me siento muy orgulloso de cómo está luchando en su vida, se ha hecho con un espacio, y ahora está construyendo su familia, con Mabel, que creo que es la persona que el destino le tenía guardada para llevarlo a cabo. Deseo de todo corazón que esta pareja estén siempre enamorados y sepan vencer los inconvenientes que les puedan venir.


El día 14 hacia las 14 horas nació Ángel. Lo esperábamos las dos familias, juntos. Cuando nos dieron la noticia brotó la alegría…


Y a ti, Ángel, que terminas de llegar, no sabes lo importante que eres para todos: completas todo el espacio vacío que había en casa de tus padres, en sus corazones, porque el nacimiento de un hijo es la experiencia más tierna que la naturaleza nos regala. Y hasta que no se vive, no se puede valorar.


 Introduces vocablos en la familia que antes no existían, pues  ocupas el lugar de sobrino y de primo para personas que te quieren y te van a querer, porque de eso también entienden.


Y, para nosotros, los abuelos,  Ángel, eres el brotar fresco de la vida, la sabia renovada de cada primavera, que cuando ya hemos llegado a la plenitud de nuestras existencias y empezamos a comprender el futuro de otra manera… vienes a completar el apoyo, como si de “la otra” muleta se tratara, con Pablo al otro lado…, parece que da menos miedo la vejez… es ley de vida.


Llevamos dos años viviendo una etapa distinta, incomparable con cualquier otro sentimiento, y ahora todo se ha multiplicado por dos, gracias Ángel, por este regalo, por haber llegado.


Ya ves, no nos conoces, y ¡ya te queremos! Es el sentimiento de la sangre.


Tal vez, cuando nuestra luz se enturbie y tú, y Pablo, viváis la euforia de la juventud, experimentareis el cosquilleo que ahora a nosotros nos aturde, pero nos hace inmensamente felices.


Bienvenido a casa, Ángel.



4 comentarios:

  1. Felicidades¡¡

    Se tenía que llamar Ángel.

    Como Chamarin, ¡que recuerdos¡

    Una vez contamos los "angeles" que había en el pueblo, y nos salían 43. Todos los que estabamos contando eramos "angeles" excepto Esperanza (la bisabuela).

    Se llamará Angelin o Angelito, hasta que tenga más de 80 años.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido Ángel!! estábamos esperándote, especialmente yo que necesitaba un primito al que darle cariño y algún empujoncito de vez en cuando...Has llegado a nuestra casa y verás qué fácil parece todo cuando te rodeas de tanto amor: aquí te enseñarán valores que jamás olvidarás como el respeto, el amor a tu familia, la constancia,la lucha nate las adversidades, ...aprenderás palabras, abrazos,y juegos, el amor a los animales y a Sanabria...nuestra Sanabria donde los abuelos, tu, yo y los que vengan de seguro, seremos muy felices. Gracias por venir a COMPARTIR.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades¡¡

    Se tenía que llamar Ángel.

    Como Chamarin, ¡que recuerdos¡

    Una vez contamos los "angeles" que había en el pueblo, y nos salían 43. Todos los que estabamos contando eramos "angeles" excepto Esperanza (la bisabuela).

    Se llamará Angelin o Angelito, hasta que tenga más de 80 años.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Felicidades¡¡

    Se tenía que llamar Ángel.

    Como Chamarin, ¡que recuerdos¡

    Una vez contamos los "angeles" que había en el pueblo, y nos salían 43. Todos los que estabamos contando eramos "angeles" excepto Esperanza (la bisabuela).

    Se llamará Angelin o Angelito, hasta que tenga más de 80 años.

    Un beso

    ResponderEliminar