domingo, 18 de mayo de 2008

OBJETIVO CUMPLIDO

OBJETIVO CUMPLIDO


 


Hoy es un día muy especial para mí.


Desde hoy empieza a trabajar con nosotros, en nuestra empresa, “Sanabria Ocio y Turismo Rural, S.L.” un joven con raíces en nuestro pueblo, es Miguel Ángel, hijo de Agustín y Belmira.


Un joven que está encontrando asentamiento en Trefacio. A él no lo conocía. A toda su familia, de siempre: Vitorina, Agustín, Angelines, Luís… a todos.


Lleva ya un mes probando, con los caballos, y le gusta. Desde hoy es ya trabajador fijo de la empresa. No creo que deba hablar mucho sobre él pero sí quiero mencionar algunos detalles importantes. Lo más importante es que le gusta Trefacio, le encanta; le gustan los animales, todos: los caballos, los perros, y hasta los ratones. Hace un mes una gatita parió cuatro gatitos, a los pocos días apareció muerta en la carretera, se fue a la farmacia a comprar una jeringa, le compró leche y los estuvo cuidando hasta que llegamos nosotros. Ayer, por la tarde cuando le dio el pienso (y una manzana que les lleva) a los caballos, uno de ellos estaba triste, no quería comer y enseguida me lo comentó con preocupación. Hoy, moviendo unas maderas, se encontró un ratón asustado en un tronco que teníamos que mover, lo cogió con la mano, lo acarició y lo colocó en otro lugar. Creo que es suficiente. Todo el mundo puede juzgar. Quien es así con los animales es buena persona.


Decía que estoy muy contento por haber encontrado a Miguel Ángel, primero por él, porque como he dicho creo que ha encajado perfectamente, y segundo porque este era uno de mis objetivos: conseguir generar empleo y estabilidad a un joven en nuestro pueblo.


A pesar de las dificultades tan enormes que me están poniendo para iniciar una actividad (tres años y medio para que me dieran la Licencia Urbanística, ahora llevo 6 meses para que me autoricen llevar la luz…y ya hace más de uno que tengo el informe favorable de la Diputación, sólo falta el Ayuntamiento…) voy a seguir peleando, cada vez con más ganas y energía. No se trata de mí, ni de mi empresa. Se trata de mi pueblo. De su gente. De Miguel Ángel que puede ser feliz aquí. Se trata de que el pueblo se mantenga vivo todos los días del año, no sólo en los veranos y fines de semana o puentes.


Esta primavera está lloviendo casi todos los días, suavemente, y está todo precioso: manzanos, cerezos… en flor. Hay árboles que parecen de mentira, de caramelo. Todo verde… Se respira esperanza, optimismo, ¡vida!. Y los pájaros por las mañanas, es una locura. Y el río, lleno… No podemos permitir que algún “cafre” nos amargue estos momentos…


Hoy, soy muy feliz.


 Gracias, Miguel Ángel.



No hay comentarios:

Publicar un comentario