domingo, 20 de enero de 2008

BIOGRAFIA

 


ALGO SOBRE MI BIOGRAFÍA.


 


Nací el 5 de Marzo de 1955 en un pueblecito de la montaña sanabresa de Zamora, Trefacio. No vine sólo; me acompañó mi hermano mellizo Pepe; yo nací antes, debe ser por eso que estoy algo más deteriorado. Antes habían nacido nuestras hermanas, Carmen, Geli y Cita, bueno y un hermanito, Paco, que murió al mes.


 


Una familia humilde, con unos padres tremendamente trabajadores, una tienda de esas que tienen de todo: ultramarinos, bar, estanco, ropa, zapatería, papelería… de todo un poco. Como éramos muchos había animales: vacas, ovejas, cabra, gallinas, conejos, así se aprovechaba de todo: la carne, la leche, los huevos, la lana, y, lógicamente había que ayudar en algo. No había agua corriente en casa, ni cuarto de baño, ni calefacción, ni lavadora… y a nuestra madre le llegaba el tiempo para atender en la tienda, lavar en el río (también en invierno), coser, tejer y de vez en cuando hacernos pastas ¡qué largos debían de ser entonces los días!.


 


Mi padre también se desdoblaba, era taxista (tenía un coche de aquellos negros y altos y llevaba la gente al Mercado o iba a buscarlos a la estación de Puebla, a cualquier hora del día o de la noche); era cartero, incluso llegó a ser Alcalde, en su época se construyó lo que fue la “casa del médico” y la consulta. No lo tuvo fácil. Él no se arrugaba, vendía y compraba por los pueblos, a Moncabril, ponía tenderetes en las fiestas de los pueblos, en fin, quienes lo conocieron creo que saben cuánto trabajó. Pero sobre todo era comerciante, le gustaba. Todavía conservamos los libros con las cuentas de la gente del pueblo que no podía pagar hasta que “vendamos el ternero”. Y recordamos lo que a él le costaba pagar las facturas. Además había que atender los animales, cuidar los campos, los praos, las majas, la leña, las matanzas de toda la familia…


 


De todas las maneras, creo que la vida del resto de los vecinos del pueblo, con raras excepciones, no era mejor; eran años todavía difíciles. Esa generación no ha sido lo suficientemente valorada


 


Nuestra infancia fue preciosa. La relación con los amigos era estrechísima, vivíamos juntos gran parte del día y compartíamos prácticamente todo. Por eso hoy seguimos siendo buenos amigos.


 


Mis padres intentaron que dos de mis hermanas, Geli y Cita estudiaran pero no fue posible, así que lo intentaron con Pepe y conmigo. Nos llevó a un Seminario, en Coreses, y como Pepe no quería ser cura,  estuvo sólo unos días. Yo, como tenía tanta vocación ¡? quedé interno. La separación de ese entorno al principio fue muy difícil. Tenía nueve años, allí estuve hasta los dieciséis. No salí de cura, pero sí me eché novia, Flor, con la que me casé cinco años después y hoy es mi mujer.


 


De cada párrafo me apetecería escribir varias páginas contando anécdotas y sensaciones vividas, pero sería demasiado extenso. Pero podré resumir afirmando que me considero muy afortunado de haber absorbido en esos años algunos principios y valores que creo que me han ayudado a entender la vida de una manera que con el tiempo valoro sobre todas las cosas; especialmente que lo más importante en la vida son la familia y los amigos. Ahí se encuentra la felicidad.


 


Después de esto, en 1971, me fui a Madrid a estudiar y trabajar. Al principio hice poco de las dos cosas, sería por lo de la adaptación o por la edad; incluso me entró un arrebato de volverme al Seminario. Pero conseguí un trabajo de administrativo en una cadena de Cines (C/ Alcalá, 90) y aquí empieza mi vida laboral. No estuve mucho tiempo, ganaba muy poco (3.500 Ptas.) así que conseguí otro empleo en una empresa de montajes eléctricos que trabajaba por toda España haciendo líneas de alta tensión y ahora tenía varias ventajas, primero ganaba bastante más (10.000 Ptas.), y tenía que viajar a algunas provincias, gracias a ellos pude conocer Reus en Tarragona, Valencia, Valladolid, en fin,  para mí estaba bien.


 


Pero, como tenía novia, quería hacer la mili cuanto antes, así que me fui en abril de 1975 voluntario al Ejército del Aire, así me quedaba en Madrid. Quince días antes de licenciarme nos casamos. Esperábamos que me dieran los quince días de vacaciones, pero nos casamos un sábado, 26 de Junio, y tuve que ir al cuartel el lunes. La luna de miel duró un día. Flor tenía 20 años, yo 21. No teníamos ni para comprar el traje…


 


Al principio de nuestra vida de matrimonio la situación económica fue muy dura; vivimos unos meses en un piso que era un sótano, yo no tenía trabajo estable, empecé vendiendo por las casas de todo; luego empecé en Electrolux, vendiendo también. Trabajaba 12 horas diarias pero ya conseguí ganar para los dos. Enseguida dimos la entrada para un piso en Fuenlabrada. Nos fuimos a vivir allí de alquiler. Esto significaba que teníamos que pagar el alquiler y el que nos entregarían. En Febrero de 1977 entré a trabajar en la Talbot, (antes había sido Barreiros), fue aquí donde tuve mi primer contacto con la política, militaba en UGT; me matriculé en la UNED y empecé la carrera de Derecho; estudiaba por las noches o cuando podía. El 19 de diciembre nos entregaron el piso, tuve que pedir 19000 Ptas. que me faltaban a la entrega de llaves. En Abril nació nuestra hija María. Aquí empezó otra etapa de nuestra vida.  Como teníamos más gastos que ingresos me tocó hacer unas cuantas horas extraordinarias. En 1980 nació nuestro hijo Alejandro. En 1982 me fui de la empresa aprovechando una regularización de empleo con una indemnización que ofrecían (1.850.000 Ptas.) y el paro. Compramos un local (gracias a otra hipoteca) y pusimos una tienda de lanas. El negocio no generaba rentabilidad pero la inversión sí mereció la pena.


 


En 1983 me presenté en las listas del PSOE de Fuenlabrada y salí de concejal. Nunca me había planteado dedicarme a la política; no militaba en el partido pero descubrí que era algo que me gustaba e intenté aprender. En 1985 entré en la Policía Local de Móstoles, seguía de concejal pero sin dedicación. En 1988 vendimos la casa de Fuenlabrada y el local y nos compramos una casa en El Álamo. Habíamos cancelado dos hipotecas y estrenamos otra, Flor empezó a trabajar en un Residencia. Disfruté mucho de mis hijos en estos años. Mi trabajo en Móstoles fue principalmente en la OMIC, hasta el año 1990 en el que me incorporé con dedicación plena al Ayuntamiento de Fuenlabrada, como Concejal de Deportes. Fue una época muy intensa, le dediqué muchísimo tiempo. Tengo muy buenos recuerdos de esta etapa y creo que hice muchos amigos, a costa de robarle tiempo a la familia. Al año siguiente, en las elecciones de 1991 me sumaron a mi Delegación de Deportes la de Educación. Ahora sí que me era  imposible atender dignamente todo; al poco tiempo me quedé sólo con la Delegación de Educación. Era una época difícil en Fuenlabrada, crecía más deprisa la población de niños que nuestras posibilidades de construir aulas. Trabajé intensamente, me gustaba. Organizamos un montón de movidas (por ejemplo una expedición de unos 1200 niños a la Expo de Sevilla), y muchas inauguraciones.


 


Mientras tanto, en 1991, Flor se asoció con el que era su jefe en la Residencia y montamos una empresa, compramos un chalet en Sevilla la Nueva (todo hipotecado) y montamos una Residencia, “Los Abuelos”. Al principio Flor le dedicó todo el esfuerzo posible, se pasó días enteros sin salir de allí. Pero poco a poco fue dando resultado y generando beneficios. Yo también aprendí algo del negocio y empezó a gustarme.


 


En 1993 Flor y yo constituimos una Sociedad, Florje S.L., nos buscamos dos socios y compramos un solar en Serranillos del Valle para construir otra Residencia mayor, “Las Mimosas”. Ahora sí que había hipotecas, la apuesta era muy fuerte pero tiramos para adelante. El 1 de Abril de 1995 la inauguramos. Yo no quería compatibilizar la empresa con la política y ya no me presenté a las elecciones siguientes. Recordaré siempre el homenaje que me hicieron las APAS en el Colegio Lope de Vega, y el que me hizo la Agrupación del partido. Aquí acabó mi recorrido por la política. Creo que es lo que más me ha gustado hacer en la vida, era como una droga. Necesitaba parar y ahora estoy seguro que acerté.


 


Con la apertura de Las Mimosas daba otro giro a mi vida, empezaba a funcionar como pequeño empresario. Como ocurre siempre, el principio fue durísimo. Todavía teníamos la Residencia de Sevilla la Nueva y Flor atendía las cocinas de las dos. No podíamos contratar personal porque no había suficientes clientes, así que trabajábamos los dos unas cuantas horas diarias, todos los días de la semana. Alejandro y María ya eran mayorcitos y no nos necesitaban, siempre fueron muy responsables. Como siempre, poco a poco, el negocio empezó a funcionar bien, hicimos una ampliación (con su correspondiente hipoteca) pero ahora ya íbamos más desahogados. En 1997 vendimos nuestra parte de la Residencia de Sevilla la Nueva. Constituimos otra sociedad, Camarines S.L., con nuestros hijos, y compramos un solar enfrente de Las Mimosas y construimos otra Residencia, “Flor de Retama” (como no, con su hipoteca). En 1998 concertamos plazas públicas con la Comunidad de Madrid y el negocio se asentó. En 1999 ampliamos el Concierto con la Comunidad y el 5 de Agosto inauguramos “Flor de Retama”; como teníamos muchísima lista de espera, el día que abrimos estaba llena.


 


En el verano, el 18 de Julio de 1998, falleció mi madre y mi padre que estaba muy mal se vino a vivir con nosotros. El 14 de Enero de 1999 falleció mi padre, en nuestra casa. Fue un palo muy duro. Ese mismo año empezamos a construir nuestra vivienda en Trefacio, ellos no llegaron a ver ni cómo empezaba. En diciembre del 2000 ya vivíamos en ella. Las visitas al pueblo cada vez han sido más frecuentes. Había estado 20 años sin ir prácticamente nada. Empezaba a recuperar a mis amigos y a ligarme cada vez más a mi pueblo. Se avecina otro giro en mi vida.


 


El reparto de la pequeña herencia de mis padres fue ejemplar, enseguida nos pusimos de acuerdo los cinco hermanos. Yo heredé las fincas y una casa que tenía mi madre en San  Justo. Ella estuvo a punto de venderla porque se estaba cayendo. Decidimos que en lugar de venderla la arreglaríamos; nos informamos que podíamos entrar en un programa de turismo rural, solicitamos una subvención, que jamás nos dieron, pero ya no dimos marcha atrás y después de terminarla la legalizamos y la pusimos en alquiler.


Constituimos otra sociedad: Sanabria Ocio y Turismo Rural, S.L. y empezamos a funcionar. En Enero de 2004 abrimos esta casa. Compramos unos terrenos que lindaban y comenzamos a construir una segunda casa y dos cabañas de madera. En Agosto de 2005 inauguramos el complejo, en total 20 plazas.


 


Presentamos un proyecto en el Ayuntamiento de Trefacio en Enero de 2004 para construir un pequeño parque de ocio y un picadero de caballos.


 


El día que cumplimos 50 años nuestros hijos, hermanos y sobrinos y Flor, nos prepararon una fiesta en casa totalmente sorprendente y emotiva. Fue precioso.


 


La casa de El Álamo necesitaba alguna reforma y además el vecino de al lado había vendido la suya para construir pisos, nos animamos y vendimos también la nuestra, nos compramos otra en el Parque Coimbra de Móstoles, hicimos una buena operación económica.


 


 María y Alejandro se han independizado, cada uno se ha comprado un piso y nos hemos quedado un poco tristes. María,  se casó el 2 de Septiembre de 2005. El 30 de Junio de 2006  nació nuestro primer nieto, Pablo. Su nacimiento ha sido una de las cosas más importantes de nuestra vida familiar.


 


Como el negocio del turismo rural va bien y nos permite estar mucho tiempo en Trefacio, nos vamos despegando de las Residencias. Compramos unas casas viejas en el pueblo para tirarlas y construir otro complejo de turismo. En un principio pensamos que nos las construya el alcalde, Pepe.


 


En Enero de 2006 Flor cumplió los 50 años y yo le devolví la sorpresa, nos juntamos toda la familia y compré dos caballos, Almirante y Azabache. Gracias a la colaboración imprescindible de Pedro y su familia.


 


Una de las ilusiones de mi vida fue tener una finca con caballos. Compramos unos praos y empezamos la tramitación para construir el picadero.


 


Nunca pensé volver a la política, pero me entero que el alcalde y el secretario de Trefacio no han tramitado la documentación de la solicitud que habíamos presentado y para este proyecto habíamos conseguido una subvención importante de ADISAC a la que tuvimos que renunciar por no tener la documentación, y, además nos está dando largas en la construcción de las nuevas casas. Decido que no me las construya él y además presentarme a las próximas elecciones. Me costó tiempo hacer una candidatura, pero al final nos presentamos por el PSOE. Yo no milito desde 1995 y voy como independiente. (Ver en capítulo de “política”)


  


Comenzamos la construcción de la nave para los caballos en Junio y  las viviendas en Septiembre de 2006, las hace Manolo quien había hecho las de San Justo.


 


En Noviembre de 2006 vendimos la residencia pequeña, Flor de Retama. María se queda de gerente de Florje y Mabel, novia de Alejandro, de supervisora. A partir de aquí me despreocupo bastante de la residencia.


 


El 16 de Junio de 2007 se casan Alejandro y Mabel. Era el día de la toma de posesión del Acta de Concejales. Hemos sacado dos concejales de cinco. Fuimos a Vigo (Pontevedra) el día anterior, y el día de la boda fui al Pleno del Ayuntamiento, por la mañana y a medio día estábamos otra vez en Vigo, se casaron por la tarde. Debo de agradecer a Pedro que me llevó a Trefacio y otra vez a Vigo.


 


En los momentos que estoy escribiendo las casas de Trefacio van a buen ritmo, y el picadero de caballos ya está construido. En la política tengo una verdadera guerra que cada día que pasa se aviva con nuevos descubrimientos de las cacicadas del alcalde.


 


 


 


 


 


 


 


 


 



4 comentarios:

  1. Cuando yo llegué a Trefacio era tan pequeño que no recuerdo, cuando pasó algo de tiempo fuí dándome cuenta de que esto era de otro mundo y recuerdo algo que posteriormente me marcaría políticamente,fueron los "Concejos",en la plaza que hoy está delante del ayuntamiento se reunía la gente y se votaba si arreglar un camino,limpiar el rio,o cualquier otra necesidad que alguien dijera,mi padre me dijo,esto en el mundo moderno lo llaman democracia,así pasó a mi cerebro y así lo recuerdo.
    Hoy Trefacio sigue siendo otro mundo,esta vez por lo contrario es decir la falta de democracia,algunos recordareis que hubo otros alcaldes,en su mayoría aunque estuvieran interesados en algún movimiento no pasaban la raya de lo éticamente correcto,entre otras cosas por ser esta una diferencia cívica y cúltural.
    La gente de Trefacio hoy tiene mas comodidades y dinero (que en aquellos tiempos),la dignidad no cotiza en bolsa,aunque hay quien piensa va acompañada del dinero,aquí poco de esto último te hace ser el señor que otros tiempos te negaron,las personas eran inteligentes dentro de su mundo y no se dejaban manejar,bien por sus propios intereses,bien por la verguenza del pueblo.
    Hoy el pueblo necesita un interes común para movilizarse en su busca,no intereses particulares aunque sean la de que te vean tomarte las cañas con el alcalde hablando de la política nacional y opinando de la guerra de Irak o de los maricones,con esto tapo la política local y sus pasos dados por el pueblo.
    Estamos tocando fondo y estos "señores" necesitan de los mas necesitados para salir adelante.El trabajo es una dignidad se reparte con ella y se recibe con la misma.Que no se nos olviden las verguenzas o tendremos que volver por ellas,esta vez colorados y llamando la atención,no todos tenemos el espíritu del antiguo secretario,o de otros sres que estan ahora tejiendo y que no quiero nombrar aunque me cueste algo de mis verguenzas, en fin Susi esto es lo que hay,una realidad,espero que lo conviertas en una ilusión.No se te olvides que tiene que ser¡¡PARA TODOS!!.
    La política es la ciencia que trata de como entendernos con intereses opuetos o enfrentados utilizando la lógica y la razon,por supuesto con toques de cultura,sensibilidad y diversión.

    ResponderEliminar
  2. Admirable Jesús.No había leído esto.

    Es envidiable tu situación actual, que te permite estar cuando quieres en Trefacio.

    Yo podría también con mi negociejo, pero me falta convencer a mi mujer.

    Pero todo se andará. De momento voy casi todos los fines de semana. Tengo ganas de tener una parrafada contigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Admirable Jesús.No había leído esto.

    Es envidiable tu situación actual, que te permite estar cuando quieres en Trefacio.

    Yo podría también con mi negociejo, pero me falta convencer a mi mujer.

    Pero todo se andará. De momento voy casi todos los fines de semana. Tengo ganas de tener una parrafada contigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Cuando yo llegué a Trefacio era tan pequeño que no recuerdo, cuando pasó algo de tiempo fuí dándome cuenta de que esto era de otro mundo y recuerdo algo que posteriormente me marcaría políticamente,fueron los "Concejos",en la plaza que hoy está delante del ayuntamiento se reunía la gente y se votaba si arreglar un camino,limpiar el rio,o cualquier otra necesidad que alguien dijera,mi padre me dijo,esto en el mundo moderno lo llaman democracia,así pasó a mi cerebro y así lo recuerdo.
    Hoy Trefacio sigue siendo otro mundo,esta vez por lo contrario es decir la falta de democracia,algunos recordareis que hubo otros alcaldes,en su mayoría aunque estuvieran interesados en algún movimiento no pasaban la raya de lo éticamente correcto,entre otras cosas por ser esta una diferencia cívica y cúltural.
    La gente de Trefacio hoy tiene mas comodidades y dinero (que en aquellos tiempos),la dignidad no cotiza en bolsa,aunque hay quien piensa va acompañada del dinero,aquí poco de esto último te hace ser el señor que otros tiempos te negaron,las personas eran inteligentes dentro de su mundo y no se dejaban manejar,bien por sus propios intereses,bien por la verguenza del pueblo.
    Hoy el pueblo necesita un interes común para movilizarse en su busca,no intereses particulares aunque sean la de que te vean tomarte las cañas con el alcalde hablando de la política nacional y opinando de la guerra de Irak o de los maricones,con esto tapo la política local y sus pasos dados por el pueblo.
    Estamos tocando fondo y estos "señores" necesitan de los mas necesitados para salir adelante.El trabajo es una dignidad se reparte con ella y se recibe con la misma.Que no se nos olviden las verguenzas o tendremos que volver por ellas,esta vez colorados y llamando la atención,no todos tenemos el espíritu del antiguo secretario,o de otros sres que estan ahora tejiendo y que no quiero nombrar aunque me cueste algo de mis verguenzas, en fin Susi esto es lo que hay,una realidad,espero que lo conviertas en una ilusión.No se te olvides que tiene que ser¡¡PARA TODOS!!.
    La política es la ciencia que trata de como entendernos con intereses opuetos o enfrentados utilizando la lógica y la razon,por supuesto con toques de cultura,sensibilidad y diversión.

    ResponderEliminar